http://dl.dropbox.com/u/68894970/ScreenShot30.bmp

Justicia social, deliberación y reglas del discurso práctico (4/4)

17 Agos 2012 - 06:06:19

7. Modelo de toma de decisiones para evitar los daños excesivos.

 

Independientemente del tipo de decisión, podemos usar un modelo de toma de decisiones que nos prevenga de los daños excesivos que se puedan aplicar a los ciudadanos, o que se puedan aplicar ellos entre sí. Por el momento, nos limitaremos a ejemplificar el modelo, puesto que ello pareciera suficiente para transmitir la idea general.

 

Supongamos que, con el fin de desarrollar una nueva región agrícola, existen dos propuestas de política pública:

 

Proyecto A: Construir una represa que indefectiblemente dañará el medio ambiente.

 

Proyecto B: Utilizar nuevas tecnologías de riego, que protegen el medio ambiente, pero tienen costos económicos elevados.

 

Puesto que hay muchos factores a favor y en contra, una discusión razonable podría no ser capaz de resolver la controversia. Si los decisores tienen toda la información relevante, estarán preparados para proceder a una votación para definir el conflicto.

 

Distinguimos la decisión usual de estar a favor o en contra de un proyecto o política, de la cuestión, considerada aquí sustancialmente diferente, de que se rechace profundamente un proyecto o política porque causa daños a la forma de vida de una persona. Esto es lo que hace diferente e innovador a este esquema, puesto que permite protegerse de los abusos de las mayorías sobre las minorías, al poder calificar los proyectos o políticas como inaceptables.

 

Suponemos que existen dos individuos que representan a los decisores típicos. El individuo X está en condiciones de proporcionar los siguientes resultados posibles: A (a favor de la represa) y B (a favor de las nuevas tecnologías de riego). Adicionalmente, cuando contesta A o B, el individuo X tiene que especificar si considera dañina a la propuesta contraria, esto es, si la considera rotundamente inaceptable. Se denotan tales resultados como A- o B-, lo que significa que A o B se consideran proyectos inaceptables. En símbolos tenemos que los pares ordenados: (A, B-) y (B, A-) son resultados posibles de la decisión de A. Por fin, resta considerar el caso (A-,B-) que implica el rechazo absoluto de ambas propuestas por parte del individuo X.

 

De manera análoga, tenemos al individuo Y, que también puede tener opiniones sobre A y B, con la misma estructura de respuestas posibles que X. Finalmente, cruzamos las decisiones posibles entre los individuos X y Y para completar los resultados que establece este modelo simple de dos individuos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resultados posibles para los proyectos A y B

según las decisiones de los individuos X y Y

 

 

 

Decisión de X

 

Decisión de Y

Resultados Posibles conjuntos de X y Y

 

 

 

A

A

A

A

(A, B-)

A

A

B

Empate

A

(B, A-)

Conflicto

A

(A-, B-)

Conflicto Profundo

(A, B-)

A

A

(A, B-)

(A, B-)

A

(A, B-)

B

Conflicto

(A, B-)

(B, A-)

Conflicto Profundo

(A, B-)

(A-, B-)

Conflicto Profundo

B

A

Empate

B

(A, B-)

Conflicto

B

B

B

B

(B, A-)

B

B

(A-, B-)

Conflicto Profundo

(B, A-)

A

Conflicto

(B, A-)

(A, B-)

Conflicto Profundo

(B, A-)

B

B

(B, A-)

(B, A-)

B

(B, A-)

(A-, B-)

Conflicto Profundo

(A-, B-)

A

Conflicto Profundo

(A-, B-)

(A, B-)

Conflicto Profundo

(A-, B-)

B

Conflicto Profundo

(A-, B-)

(B, A-)

Conflicto Profundo

(A-, B-)

(A-, B-)

Insoluble

 

 

Todos los resultados en que no aparezcan A- o B- se definen por medio de votación, puesto que nadie tiene razones para considerar inaceptables ninguno de los proyectos. Estos casos no generan conflicto y tienen solución única.

 

Todos los casos en que alguno de los dos individuos considere un proyecto como inaceptable, ya sea A- o B- son causa de conflicto cuando el otro individuo vote a favor de la propuesta inaceptable. Esto sucede, por ejemplo, cuando X vota (A, B-) y Y vota B, o bien, cuando X vota (B, A-) y Y vota A.

 

Dichos casos tendrían que reconsiderarse, dando más tiempo para la discusión o modificando los proyectos alternativos para buscar una conciliación de las preferencias. También pueden llevarse frente a otra instancia decisoria, como podría ser un tribunal constitucional que dirima la controversia.

 

Hay otros casos controvertidos, como cuando X vota (A, B-) y Y vota (B, A-). Aquí tenemos un conflicto más profundo porque las opiniones no son sólo opuestas en cuanto al proyecto preferido, sino también opuestas en cuanto a los proyectos considerados inaceptables. Aquí la conciliación es prácticamente imposible y habría que recurrir a otra instancia decisoria.

 

Por fin, tenemos el caso extremo de que alguno de los dos se oponga a los dos proyectos, lo que siempre generará un conflicto profundo, excepto en el caso de que ambos individuos coincidan en su reprobación de ambos proyectos, lo que implicaría un rechazo definitivo de las dos propuestas. Lo más recomendable en tal caso es proponer nuevos proyectos que sí sean aceptables para las partes.

 

Siguiendo un esquema análogo, es fácil mostrar el surgimiento de casos difíciles aún cuando se trate de la decisión acerca de un solo proyecto o política A. Si hay alguien que se opone de manera fundamental a la decisión, tendremos el posible resultado A-, que genera conflicto entre X y Y cuando se pretende aprobar A por cualquier medio.

 

Tomemos por ejemplo el tema de las conductas consideradas inmorales. La libertad moral irrestricta, que se refiere a la decisión de prohibir cualquier restricción a la moralidad, puede ser objetada por los afectados, esto es, por las personas que consideren que hay comportamientos aberrantes o potencialmente dañinos para el orden social o para sus hijos. Ahora bien, dicho cuestionamiento no sería normalmente en el sentido de que tal decisión fuera inaceptable, lo que sugiere que el problema puede ser resuelto por la decisión de la mayoría.

 

No obstante, si la decisión A se refiere a restringir la moralidad, las personas afectadas, que frecuentemente son minoría, podrían argumentar que tales restricciones son inaceptables, puesto que les afectan en un área importante de sus vidas. Esto nos deja con un caso difícil de carácter deliberativo, que tendría que ser resuelto a través de principios fundamentales o por decisión de un tribunal constitucional.

 

Si el tema fuera menos delicado para la vida de las personas, como sería el establecimiento de un nuevo impuesto, sería difícil imaginar que una persona pudiera reclamar que la política es inaceptable, así que la mayoría o los representantes ciudadanos podrían tomar la decisión respectiva sin generar controversias constitucionales.

 

8. Deliberación, justicia y reglas del discurso práctico.

 

Se intentará ahora vincular a la justicia razonable con la deliberación, en la medida que esta última es una forma práctica de representación de la justicia social. Éste sólo será un paso aceptable, como se verá a continuación, si la deliberación tiene contenidos sustantivos y no se reduce a procedimientos, como pretenden los teóricos formalistas. Esta vinculación entre la justicia imparcial razonable y la deliberación es un elemento distintivo y crucial de nuestro enfoque.

Admin · 764 vistas · Escribir un comentario
Categorías: Primera categoría

Vínculo permanente hacia el artículo completo

http://justiciasocial.hazblog.com/Justicia-Social-b1/Justicia-social-deliberacion-y-reglas-del-discurso-practico-4-4-b1-p23.htm

Comentarios

Este artículo no tiene Comentario por el momento .....


Escribir un comentario

Estatuto de los nuevos comentarios: Publicado





Se mostrará tu URL


Por favor introduce el código contenido en las imágenes.


Texto del comentario

Opciones
   (Salvar el nombre, el mail y la URL en los cookies)


  

Calendario

Abril 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitante: 1

rss Sindicación